NOTICIAS

¿Cómo se están viendo los relevos generacionales en Colombia? La voz de los y las jóvenes

En todos estos años ha sido muy evidente la preocupación de varias personas por la migración constante de los y las jóvenes hacía la ciudad, la mayoría sale en búsqueda de mejores o más oportunidades debido a la gran limitante que hay en la ruralidad.

Acompañar actividades en la zona rural de Colombia me ha enseñado más de lo que alguna vez imaginé que lograría aprender. Cuando llegué a Putumayo en la vereda La Florida ubicada en el municipio del Valle del Guamuez me encontré con la Asociación de Productores de Cacao La Florida – ASOPROCAF, una organización social de cacaocultores que deseaba trabajar el turismo comunitario.

Descubrí una cantidad de jóvenes increíbles muy cuidadores de sus plantaciones de cacao, trabajadores en los cultivos de sus familiares. Poco a poco se fue tejiendo una relación cercana con estos jóvenes y me tope* con dos visiones; por un lado unas personas adultas que deseaban que el turismo fuera esa opción para que los y las jóvenes pudieran desarrollarse y continuar no solo en las actividades del cacao sino también de turismo. La otra visión la de los y las jóvenes con sus sueños de ir a estudiar a otros lugares para regresar a su vereda y aportar ideas que fomenten el desarrollo territorial, al fin y al cabo me tope con una sola visión que es soñar.

El grupo de jóvenes poco a poco fue encontrando oportunidades para realizar sus estudios universitarios y aunque esto parecía ir en contra del sueño del grupo de adultos, era algo inevitable, lo que más me llamaba la atención eran las ganas con la que manifestaban querer algún día regresar, supongo que esto será en unos años, añorando que no cambien ese ideal.

La anterior historia es tan solo una de muchas que existen, lo que más me llama la atención es que en muchos espacios se debate acerca del relevo generacional, ¿Cómo hacemos para motivar que se queden? ¿Qué formación les damos?, ¿a quien acudimos?, viajemos y aprendamos de otras experiencias exitosas, pero curiosamente estos espacios no están los y las jóvenes alzando su voz, creo que pensamos y no preguntamos, quizá si escucháramos la voz joven entenderíamos cuál es la alternativa que funciona en nuestra vereda por tanto propongo que tanto los adultos y adultas  como las personas jóvenes alcen la voz y se arriesguen a proponer y confiar, muchas enseñanzas han surgido a partir de arriesgarse y ese puede ser el primer paso.

*Me tope hace referencia a encontrar algo.

Video recomendado:

También te puede interesar:

¿Cómo se están viendo los relevos generacionales en Colombia? La voz de los y las jóvenes